¡Imperdible joda de Danelli!

Esta vez llamó a un lavadero.