¡Llegaron los Estrenos de la Semana!

Dunkerque (Dunkirk, 2017)

¡Llegaron los Estrenos de la Semana!. 

Poco importan las cámaras especiales IMAX, los miles de extras empleados, los botes especialmente construidos para el rodaje o la utilización de reliquias aeronáuticas si lo que escasea es eso que podría haberse conseguido sin gastar un peso. Es decir, si la ingeniería técnica asfixia la narración y la honda conexión con el palpitar de quienes estuvieron jugándose la vida en las costas de Dunkerque.

Aun siendo visualmente impecable y ambiciosa en su extraña estructura coral resulta una película seca y distante. Esto puede ser considerado una virtud para quienes gustan de los ejercicios de estilo enrevesados o, como catalogan muchos, modernos. Sin embargo, creo que incluso dentro de las reglas de la modernidad es posible que el relato tenga otro aliento: más empático y menos fragmentado.

Claramente no es lo que elige Nolan. Y esta decisión, si bien es respetable, lo conduce a multiplicar artificios en detrimento de la fluidez narrativa. O sea, le impide que ¨Dunkerque¨ termine siendo la gran obra maestra que al parecer quiso ser.

De todos modos, impacta.


Baby: El aprendiz del crimen (Baby Driver, 2017)

¡Llegaron los Estrenos de la Semana!. 

Cada vez es más difícil dar con películas tan entretenidas, consistentes, creativas, emotivas y festivas como ¨Baby: El aprendiz del crimen¨.

Acá se encontrarán con una historia de golpes criminales y amores a prueba de balas que te atrapa desde el primer segundo y no te suelta hasta los créditos del final.

Muy bien contada y repleta de piruetas de cámara que jamás atentan contra la trepidante trama, cuenta, además, con un elenco en estado de gracia.

Suban el volumen, pisen el acelerador y no se la pierdan. Básicamente porque es uno de los estrenos más disfrutables de la temporada.



MÁS SOBRE:


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR

¿Se viene la cuarta parte de Matrix?

Uno de los guionistas lo habría confirmado.

¡Llegaron los Estrenos de la Semana!

Agentes secretos y asesinos seriales. ¡La opinión de Esteban Coletti!